Imprimir
Disminuir texto
Aumentar texto
 
Después del ruido…
Cuando un tablero no alcanza
24/03/2017 | Por Mario Abel

A las apuradas y luego de haber perdido la iniciativa política en un año fuertemente sacudido por los reclamos y las movilizaciones sindicales, el gobierno de Alberto Weretilneck logró sentar a la conducción de UPCN, y anunciar un adelanto a cuenta de un futuro aumento salarial para casi todos los trabajadores que dependen del Poder Ejecutivo, a excepción del sector docente.

Ante cada fracaso de la paritaria docente entre el los representantes del Ministerio de Educación y el gremio UNTER, el gobierno debió archivar la idea de tomar el resultado de ésta como parámetro para aplicar al resto de las negociaciones salariales, y decidió avanzar en un esquema de contingencia.

El viernes 17 de marzo, es decir tres días antes de la última paritaria entre Educación y el gremio docente, en la sede de la UNTER en Viedma se realizó una reunión de la que participaron diferentes referentes sindicales, entre ellos, el secretario adjunto de UPCN, Oscar Zapata. En el encuentro los diferentes representantes gremiales acordaron no aceptar un aumento salarial que no contemple el pago del desfasaje producido entre los incrementos de haberes del 2016 y el por lo menos 40 por ciento de inflación registrada, y que hasta el propio gobierno provincial reconoce que rondó el cinco por ciento, así como una recuperación para este 2017 que supere el 17 por ciento que plantea cada voz oficialista, tomando como referencia las proyecciones del gobierno nacional, que no pega una desde que asumió en materia económica.

Luego del esperado fracaso de la paritaria del lunes de esta semana, el gobierno al día siguiente con el encuentro con el secretario general de UPCN, Juan Carlos Scalesi, al término del cual se anunció el adelanto a cuenta de un aumento que no reconoce el desfasaje del 2016 y que ni siquiera es retroactivo al mes de enero, ambos puntos solicitados públicamente en el transcurso de marzo por el dirigente sindical que se conformó con lo que “hay”.

La elección de las nuevas autoridades de la Defensoría del Pueblo de Río Negro jugó su papel en el adelanto a cuenta, aseguraron fuentes sindicales al cronista, ya que la actual adjunta del organismo, Adriana Santagati, aspira a subir un escalón y convertirse en la sucesora de la actual titular, Nadina Díaz, y la carta que representa su pareja, Scalesi, es algo que en esta coyuntura, puede llegar a ser determinante. Como mínimo, la actual adjunta habría asegurado su continuidad en el cargo.

Cuando las actuales autoridades de la Defensoría del Pueblo fueron electas el 26 de abril del 2012 por la Legislatura, el oficialismo estaba en su peor momento en términos político en Viedma, producto del impacto que significó la aprobación de la ley de Disponibilidad. La elección entonces de Santagati, que es la antítesis de Díaz en términos de exposición pública, obedeció a una señal del oficialismo hacia el dirigente de UPCN.

……………………………………………………………

Gerardo Blanes, rector del Instituto Patagónico de las Artes, podría transformarse en pre-candidato a diputado nacional de Cambiemos. De origen radical, Blanes vive en General Roca, donde tiene su sede el IUPA.

La posibilidad de la pre candidatura de Blanes, bastante extendida en el universo Cambiemos en Río Negro, significaría que encabece la boleta en las elecciones de octubre una figura no asociada al naufragio radical que comenzó en 2011 y culminó con el tres por ciento de los votos que logró en 2015 Horacio Massaccessi como candidato a gobernador.

Mientras el radicalismo se apresta a enfrentar las elecciones de concejales en nueve municipios el 14 de mayo, el PRO es un barco que navega a la deriva, y aparece reducido a la polémica entre los sectores que se disputan el sello y las actividades institucionales que se realizan a partir del accionar del Estado nacional. Como ejemplo del desconcierto que vive el partido del presidente en Río Negro, basta de muestra la propuesta realizada a Juntos somos Río Negro de hacer una alianza electoral por el diputado nacional, Sergio Wisky. Podrá opinarse muchas cosas del oficialismo provincial, pero el suicidio político no entra entre las opciones.






© 2009 | CORREO DE LA COMARCA | Todos los derechos reservados Introsite - Diseño y Desarrollo web