Imprimir
Disminuir texto
Aumentar texto
 
Después del ruido….
El pánico electoral
31/03/2017 | Por Mario Abel


La marcha rumbo al proceso electoral nacional que comienza con las Primarias, Abiertas, simultáneas y Obligatorias del mes de agosto y concluye con las elecciones de mitad de término de octubre, en las cuales en Río Negro se elegirán dos diputados nacionales, está transformando el miedo existente a la polarización en el oficialista Juntos, en pánico.

En términos públicos, el gobierno de Río Negro no cuestiona nada de las políticas del presidente, Mauricio Macri. Es más que obvio que la apuesta del gobernador, Alberto Weretilneck, es seguir cultivando lo que se podría denominar “la necesaria buena convivencia” con Macri y el gobierno de Cambiemos.

En privado, como sucedió esta semana con la realización del Consejo Federal de Educación, la cuestión frente a las políticas nacionales es bien distinta. La titular de Educación, Mónica Silva, cuestionó junto a sus pares de las provincias de Chaco, Santa Cruz, Catamarca y Salta, la negativa de convocar a la “paritaria docente nacional” y el retraso del envío de fondos, fundamentalmente del Fondo Compensador, que Esteban Bullrich (ministro nacional) redujo en un 25 por ciento. Ese Fondo, asciende a 1743 millones de pesos. Para provincias, como Río Negro, que afrontan huelgas todas las semanas desde el inicio de marzo la no realización de la paritaria nacional terminó siendo un boomerang. Ni hablar, de la cuestión del retraso en el envío de fondos podados. Nada de esto existe en el discurso público del oficialismo rionegrino, que afronta estoicamente cada negativa de la UNTER en paritarias.

La “necesaria buena convivencia” con el macrismo, sin embargo, plantea un escenario sumamente complejo para Juntos somos Río Negro como fuerza electoral. Sí a comienzos de marzo (ver en esta sección “Cómo explicarte”), la preocupación aparecía por la polarización entre el Frente para la Victoria y Cambiemos, ahora ese miedo mutó en pánico ante la cada vez más pegada imagen del gobierno provincial con el nacional, que ronda la mala palabra en estas tierras.

El cuestionador del esquema binario Juntos-Cambiemos fue el vicegobernador, Pedro Pesatti, que sabiéndose primera opción como candidato a diputado nacional del oficialismo provincial no quiere sufrir en carne propia en las urnas el problema que significa convencer a los rionegrinos de que la cuadratura del círculo es una idea posible de llevar adelante.

La cuadratura del círculo, consiste en recorrer la provincia obviando el impacto de los tarifazos, de la desatención del sector frutícola, la pauperización del nivel de vida de una gran porción de la población, como quedó demostrado por las estadísticas del INDEC con la emergencia de una “pobreza” en Río Negro, que encuentra en Viedma al 38,4 por ciento del total de la población en esa condición, muy por encima incluso de la media nacional, que se sitúa en el 30 por ciento. Dentro de esa casi 40 por ciento de pobres en la capital de Río Negro, donde nació, se crió y desarrolló su vida el vicegobernador, el 8,7 por ciento son indigentes.

La convocatoria de Pesatti al resto del oficialismo a conformar una alianza con la CC/ARI que lidera la senadora, Magdalena Odarda, rompe con la política de la “necesaria buena convivencia” con el macrismo que predica el gobernador AW y que, en los hechos, es la única existente.

Fuentes de la CC/ARI aseguraron al cronista, que la apuesta del vicegobernador es una iniciativa propia que no ingresó ni siquiera en el plano de las “conversaciones” que mantiene con Magdalena Odarda, y que la fuerza se encuentra en un trabajo conjunto con el partido Socialista para reeditar la alianza electoral del año 2015.

El próximo siete de abril en la provincia de Chubut, se realizará un encuentro regional de la CC/ARI, donde se comenzarán a definir los lineamientos en términos de alianzas electorales para las PASO y las elecciones generales. Para la CC/ARI y el propio Socialismo la cuestión central en Río Negro es sí finalmente Odarda se presenta de candidata a diputada nacional, carta exclusiva, de la cual depende la suerte electoral de esta alianza.


…………………………………………………………


El ex camarista penal de Viedma, Juan Bernardi, fue condenado a cinco años de prisión por el delito de promoción de corrupción de menores. No asistió a la lectura del fallo al mediodía del lunes, y hasta que se presentó en la comisaría Primera de Viedma alrededor de las 23, estaba literalmente desparecido. Sí bien inicialmente el pedido de detención por peligro de fuga no había sido solicitado por el fiscal, Hernán Trejo, con el correr de las horas terminó siendo elevado al tribunal que juzgó a Bernardi y al casero de su chacra, Julio Antueque, que recibió una pena de 12 años por haber sido facilitador de actos de corrupción de menores, en concurso ideal con facilitador de la prostitución de una menor de edad.

La condena de Bernardi por parte de un tribunal que integra y preside el ex Jefe de la Policía de Alberto Weretilneck, Ariel Gallinger; así como el segundo de la secretaría de la Función Pública de este mismo gobernador, Ignacio Gandolfi; terminó siendo un fallo realista; al igual que lo fue la declaración de inconstitucionalidad de la municipalización de Las Grutas que resolvió recientemente el Superior Tribunal de Justicia, que enfatizó que no puede crearse un municipio de la nada con una mayoría simple en la Legislatura sino que son necesarios los dos tercios, los mismos que necesita el oficialismo para que se avale el endeudamiento por alrededor de 500 millones de dólares para concretar el Plan Castello, y que la partición del municipio de San Antonio Oeste hubiese alejado peligrosamente.






© 2009 | CORREO DE LA COMARCA | Todos los derechos reservados Introsite - Diseño y Desarrollo web