Imprimir
Disminuir texto
Aumentar texto
 
Después del ruido…
Algo se prende fuego
21/04/2017 | Por Mario Abel

Negociaciones salariales que se extienden casi cuando termina el mes de abril, incluyendo la agudización del conflicto docente resulto por el propio gobernador, Alberto Weretilneck; hospitales al borde la parálisis en ciudades como General Roca o Cipolletti; obras que a poco de inauguradas se rompen como en Viedma o dejan a miles de personas sin algo tan vital como el consumo de agua en Sierra Grande; sumado a las llamas que se extienden por la principal actividad económica de la Río Negro, como es la fruticultura; sintetizan la imagen que configura la actual coyuntura provincial.

La sumisión del gobierno de Weretilneck, y la propia posición adoptada por el mandatario respecto al presidente, Mauricio Macri, a casi un año y medio del arribo de la alianza Cambiemos a la conducción del país no ha dado fruto alguno para la provincia, en términos constantes y sonantes frente a tanto apoyo y aplauso en cada acto institucional o firma de iniciativas tan rimbombantes y nebulosas, como el supuesto plan Patagonia que se suscribió en Viedma en febrero pasado.
Weretilneck en los hechos está dejando de ser el gobernador de los rionegrinos, para transformarse en el “regente” macrista de políticas macroeconómicas, que incluyen según el relato del propio gobernador, bajas en los fondos coparticipables de hasta el 70 por ciento. Trasladar a Río Negro el modelo de la “modernización”, creado por el menemismo en la década del 90 del siglo XX y resucitado por un gobierno que aumentó en un 25 por ciento la estructura estatal según el diario anti kirchnerista La Nación, es un chiste mal gusto.

La decisión de ratificar los descuentos a los docentes, que habían aceptado un aumento salarial del 21 por ciento cuando reclamaban un 35, solo puede explicarse a partir del pragmatismo con el que Weretilneck se plegó a la ola anti sindical que promueve el macrismo a lo largo y ancho del país como respuesta al nefasto impacto que generan las políticas macroeconómicas que deterioran el poder adquisitivo de los asalariados.

Si bien el gobernador puede exhibir en los próximos días un papel firmado por el gremio UPCN en el Consejo de la Función Pública, al extender el conflicto con la UNTER, desconoce el batifondo social que existe en la provincia y del que la multitudinaria marcha realizada en Viedma el pasado seis de abril (ver en opinión, “La multitud en la historia”), es la muestra más acabada.

La caída libre de la actividad frutícola, con la ola de despidos existentes en las empresas y la muerte a crédito de los pequeños y medianos productores, encontró al gobierno provincial detrás de los acontecimientos. La obviedad de que las políticas macroeconómicas son algo que no depende del gobierno provincial, no exculpan al oficialismo y al gobernador, de no haber logrado o podido influir en el macrismo respecto las medidas que deben tomarse, y que inexorablemente, implican una intervención estatal. También en esto el senador, Miguel Pichetto, no ha influido pese a que el propio presidente le debe la sanción de leyes claves en el Senado.

El reclamo por la situación frutícola seguramente puede generar cortocicuitos con el gobierno de Macri, pero es preferible que las chispas sean por defender la supervivencia de los puestos de trabajo y de una actividad enraizada en la región más densamente poblada de Río Negro, y que no se transformen en llamas que alcanzan a un oficialismo que se olvidó de defender los intereses provinciales.

………………………

En esta coyuntura política, AW ha rechazado cualquier acercamiento electoral con la CC/ARI de la senadora, Magdalena Odarda, al igual que una alianza con el PRO y Cambiemos. Apuesta por candidatos propios, lote en el que aparecen los nombres ya conocidos del vice-gobernador, Pedro Pesatti; y el actual legislador, Alejandro Palmieri.

Al igual que en el caso de Juntos somos Río Negro y la promoción que realizó Pesatti de un acercamiento con la CC/ARI, los centros desde el PRO al oficialismo provincial para avanzar en un esquema electoral conjunto, revelan las dificultades que se intuyen para enfrentar el año electoral en marcha. En contraposición, en el Frente para la Victoria la candidatura de la actual diputada nacional, María Emilia Soria, se consolida sólidamente.

Para la hora de las definiciones de candidaturas, que llegará en junio, aun falta un buen trecho. Sin embargo, a excepción del FpV y el espacio del “progresismo” con la hipotética candidatura de la senadora, Magdalena Odarda, en Río Negro tanto el oficialismo nacional como el provincial no cuentan con figuras de esa trascendencia para encabezar sus respectivas boletas y apelan a la alquimia.






AW versión Pity Alvarez, líder de Intoxicados, y creador del hit

© 2009 | CORREO DE LA COMARCA | Todos los derechos reservados Introsite - Diseño y Desarrollo web