Imprimir
Disminuir texto
Aumentar texto
 
Después del ruido…
Qué tiene en la cabeza
02/09/2017 | Por Mario Abel

Cuando una fuerza política fue moldeada en torno al carisma que ha ejercido su conductor, como sucedió con Juntos somos Río Negro con Alberto Weretilneck, y entra en crisis, como ocurrió con el oficialismo gobernante luego de las PASO del 13 de agosto, debe centrarse el foco de atención en el vértice de la pirámide.

Paralelamente a la contramarcha con el proyecto de la central nuclear, Weretilneck comenzó a enfocarse después de mucho tiempo en la marcha del gobierno que dirige, y sin reemplazos a la vista inmediatamente, porque navegar en el Titanic no es una propuesta seductora a pesar de la garantía de altos ingresos en épocas de vacas flacas, comenzó por echar a la ministra de Turismo, Silvina Arrieta.

Después de haberla sostenido a la Ministra el año pasado cuando enfrentó denuncias por haber estafado con una casa años atrás a una anciana popular de San Carlos de Bariloche (Carolina Zinn), el gobernador empieza por el lugar más insólito para pasar la escoba, dado que las áreas de mayor impacto social en todo el territorio por su pésimo desempeño, al menos para cronista, son Desarrollo Social y Seguridad y Justicia.

AW terminó explicando la dura derrota electoral de Juntos, con sus acciones prácticas. A la nacionalización de la elección se sumó la cuestión de la central nuclear y la marcha del propio gobierno. Por ende, diagnóstico inicial del desastre electoral (como se enfatizó en “Con la derrota al hombro”), echándole la culpa a la polarización entre el FpV y Cambiemos, se terminó mostrando como errado.

Mientras revolea funcionarios por radio, y abre un signo de interrogante sobre la mayoría que no puede reemplazar, el gobernador decide vía el senador del FpV, Miguel Pichetto, experimentar un acercamiento con los mandatarios del PJ, a los cuales no tiene nada para ofrecerles en términos de poder real para discusiones parlamentarias que se vienen en el Congreso, porque carece de diputados y tampoco cuenta con senadores. Qué puede ganar Weretilneck de sus flirteos con el PJ, nada, solo problemas con el gobierno de Mauricio Macri.

Las explicaciones públicas sobre el proceso de la central nuclear que brindó el ministro de Energía y Minería de la Nación (Juan José Aranguren), dejaron al gobernador y la primera línea del oficialismo, completamente descolocados. El señor de los tarifazos, reveló detalle por detalle, como el gobierno de Río Negro actuó de espaldas a la sociedad rionegrina desde un principio. Después cuando AW ya se encontró con Macri en China, llegó el anuncio, que luego de ser fulminado en las PASO fue velado este viernes en la Legislatura. Sin embargo, el paso dado, no dejó conforme ni a los que ya se oponían ni a los que apoyaban. Además, reveló frente a la vista de una Legislatura repleta, las tensiones existentes dentro del propio oficialismo.

Mientras Aranguren sacudía con munición gruesa, acompañado por Pichetto en calidad de hermano mayor, el gobernador se entrevistó con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y su segundo, Sebastián García De Luca, que lo retó por los desplantes a Macri. Lo aporrea el un ignoto, mientras Frigerio juega al policía bueno y contenedor. Con el poder político recortado por la derrota contundente derrota electoral que le propinó el FpV, y mirando de atrás a Cambiemos, Weretilneck y Juntos enfrentan momentos cruciales, ya que a la orfandad política se suma la estrechez económica y financiera.

Los replanteos que emprendió el oficialismo luego del proceso electoral, y que fueron definidos por el gobernador, no ayudaron en nada a frenar el tembladeral. De cara a las elecciones legislativas nacionales del próximo 22 de octubre, el oficialismo debe preocuparse en primer término por ordenarse internamente, empezando por la cabeza política que lo conduce. Con este derrotero, nada podrá mejorar, y aún incluso puede empeorar. Haber borrado de la faz de la tierra al candidato a diputado, Fabián Gatti, es algo inentendible. Su cara será la que estará en las boletas.

…………………………………………………………

La crisis política que se generó en Villa Regina con la montaña de tierra qu
e antes de las PASO el gobernador tiró sobre el intendente, Daniel Fioretti, y el proceso electoral profundizó, muestra que la crisis general encontró en esa ciudad un caso que puede volverse sumamente peligrosos en términos institucionales.

Luego de la irrupción de la legisladora oficialista-sartorista, Silvia Morales, haciendo públicos mensajes de voz que dejaron a Fioretti en la posición pública de un pelele, afloraron conspiraciones de juicio político. Pese a que la Carta Orgánica de Regina tiene la figura de la revocatorio de mandato, que implica que la ciudadanía el futuro de Fioretti, se busca el atajo de resolverlo por medio de la rosca política. A diferencia de la cuestión de la central nuclear, donde se eligió ir a la Legislatura para evitar una consulta popular vinculante, en Regina la supervivencia de Fioretti depende de muchos factores como la propia interna y la buena voluntad de la UCR. Demasiadas variables, para un intendente jaqueado, desgastado e incinerado en términos de poder político.






© 2009 | CORREO DE LA COMARCA | Todos los derechos reservados Introsite - Diseño y Desarrollo web