Imprimir
Disminuir texto
Aumentar texto
 
Después del ruido…
Cuando la catarsis se transforma en un acting proselitista
08/09/2017 | Por Mario Abel

Por medio de la palabra, gestos varios y medidas de gobierno, el gobernador, Alberto Weretilneck, comenzó una catarsis, que de tan súbita, parece fríamente calculada. Por ende y tratándose de quien se trata, más que observar una autocrítica sincera, la ciudadanía rionegrina se ha transformado en espectadora de un acting continuo del gobernador.

Con argumentos calcados de cuando el área de Seguridad pasó de ser Secretaría a Ministerio y se la escindió de la cartera de Gobierno, con tópicos como la “jerarquización” y la “profesionalización”, a Desarrollo Social se le amputó la Secretaría de Niñez y Adolescencia, que pasará a ser un Ministerio autónomo. Lo que define el éxito o el fracaso de un organismo, no es rótulo con que se lo designa dentro del organigrama funcional estatal, sino las políticas que se implementan, los fondos que se les asignan, y la idoneidad de quienes las llevan a la práctica.

Desde la época de Ernesto Paillalef, pasando por Ricardo Arroyo, hasta llegar a Fabián Galli, todo lo que ha envuelto al área de Niñez y Adolescencia ha sido la proliferación de la precarización laboral, una deficiente respuestas a las problemáticas específicas del sector, y un escándalo de proporciones oceánicas con los casos de promoción de la prostitución con menores institucionalizadas en Viedma, que el triunfalismo electoral del 2015, no modifica un centímetro respecto a la responsabilidad política del actual legislador oficialista y ex titular de la cartera de Desarrollo Social.

Luego de que el gobierno de Río Negro esquivara de todas las formas verse involucrado en el caso de la “desaparición forzosa” de Santiago Maldonado, pese a que el ministro de Seguridad y Justicia, Gastón Pérez Estevan, se ha visto gravemente salpicado por varias actores periodísticos y políticos, con la convocatoria de la Nación, y aunque Weretilneck ponga cara de consternación y distancia respecto a Patricia Bullrich, lo concreto es que la Policía de Río Negro no movió un dedo para encontrar al ciudadano/habitante de El Bolsón.

A más de un año del secuestro y posterior asesinato del efectivo policial Lucas Muñoz en San Carlos de Bariloche, el gobernador realizó un “mea culpa” por televisión en esa ciudad, donde todas las críticas lanzadas contra la Policía, las realizó pasándose por alto el detalle de que es el responsable político máximo de la fuerza de seguridad provincial. Es más, en términos constitucionales, el gobernador es el “Jefe” de la Policía. Weretilneck, cuando le tiraron el cadáver de Muñoz, no abandonó a los “barilochenses” sino que se borró.

La marcha atrás con el proyecto de la central nuclear, una derrota política mayúscula del gobierno provincial fundada en torno a la decisión de avanzar de espaldas a la sociedad, ocultando información contra lo que indican leyes básicas de funcionamiento de un Estado democrático, ha mutado en propaganda positiva de un Poder Ejecutivo que cree efectivamente en la magia o subestima a quienes gobierna.

………………………………….

La catarsis, en la teoría psicoanalítica freudiana, es el proceso de liberación emocional vinculado con la purgación de conflictos inconscientes.

Sí el gobernador efectivamente no fue consciente de lo que sucedió con el área de Niñez y Adolescencia desde octubre de 2012 cuando asumió Paillalef en Desarrollo Social hasta estos días, desconoció lo que sucedió con Maldonado, terminó de comprender el caso Muñoz, y anotó lo importante que es prestar atención al humor social, más que estar purgándose está buscando generar volver a enamorar a un electorado que le dio la espalda masivamente en las urnas el pasado 13 de agosto en las PASO a la lista de Juntos somos Río Negro.

………………………………….

La participación de Alberto Weretilneck con gobernadores, mayoritariamente del PJ, para hacer frente al reclamo de María Eugenia Vidal ante la Corte Suprema de Justicia para que se reactualicen los montos del Fondo del Conurbano, fue el dato político fuerte de la semana.


Fioretti y los rayos que no son gratis

Cambiemos en Río Negro se ha transformado en la ambulancia de Juntos somos Río Negro, abriéndole las puertas también a la intendente radical de Los Menucos, Mabel Yahuar, que abandonó a Juntos y que cuenta con el probado poder territorial como para que nadie le reproche nada. Es la única intendente del radicalismo que en las PASO, puede decir que ganó.

La foto que presentó Cambiemos de Daniel Fioretti, jefe comunal de Villa Regina, más que una ganancia en el sentido estricto de la palabra puede significar pérdidas de votos para la lista de la alianza oficialista nacional. Fioretti, busca sostenerse en su cargo como sea, jaqueado en el Concejo Deliberante después de casi dos años de desastrosa gestión, se aferró a lo primero que se le cruzó.

“Mientras venga de arriba agarrá lo que sea, menos rayos”, reza un viejo refrán popular. Cambiemos debería haberle prestado atención respecto a Fioretti.






© 2009 | CORREO DE LA COMARCA | Todos los derechos reservados Introsite - Diseño y Desarrollo web