Imprimir
Disminuir texto
Aumentar texto
 
Después del ruido...
El sabor de la cereza
27/10/2017 | Por Mario Abel

Concluído el proceso electoral del 2017, en Río Negro quedaron fuertes certezas de que se configuró un nuevo escenario político en perspectiva para el 2019, y de que el gobernante Juntos quedó envuelto en un mar de incertidumbre a partir de la consolidación del Frente para la Victoria como una opción de poder real y concreta, aglutinada detrás de la figura indiscutible del intendente de General Roca y presidente del PJ, Martín Soria.

El triunfo que logró el pasado 22 de octubre la boleta del FpV encabezada por María Emilia Soria, ratificó que en Río Negro el electorado tiene una fidelidad y un sentido de pertenencia con esta propuesta política, en elecciones nacionales, aún con el nuevo escenario político que existe en la Argentina desde diciembre de 2015, ratificado con el poderoso ascenso en las urnas que logró Cambiemos en gran parte del país.

En las últimas elecciones de mitad de mandato realizadas en el país, es decir en octubre del 2013 (cuando gobernaba Cristina Fernández de Kirchner), en Río Negro el FpV obtuvo en el tramo de candidatos a diputados, que encabezó en ese entonces por primera vez ME Soria, el 50,76 por ciento de los votos. En el tramo de senadores, que lideró Miguel Pichetto, fue apenas inferior, al situarse en el 49,92 por ciento de los sufragios.

En el 2013 no solo gobernaba el país CFK sino que entonces Juntos no existía, sino que formaba parte del FpV, y esta fuerza mandaba en los municipios de las cinco principales ciudades de la provincia, a excepción de Viedma. Cuatro años después en una escenario absolutamente distinto donde lo único de aquel entonces que el FpV gobierna es General Roca, la fuerza volvió a triunfar con el 49,37 por ciento de los votos. Casi desde el llano, el FpV perdió apenas poco más de un punto en términos porcentuales, desmintiendo por completo la supuesta incidencia que se le asignaba entonces desde lo que hoy es Cambiemos "al aparato estatal y al clientelismo"; como por otra parte, comprobó en Río Negro el domingo pasado el gobierno nacional, que intervino con artillería pesada (Mauricio Macri, Marcos Peña y Rogelio Frigerio) en la campaña electoral, en la creencia, seguramente fundada en las promesas del gobernador, Alberto Weretilneck, de que el "batacazo" estaba a la vuelta de la esquina. Cualquier comparación de la actuación del FpV (para el cronista) con las elecciones nacionales del 2015, es equivocada y abre la puerta a las tergiversaciones aventureras y antojadizas, ya que se trató de elecciones presidenciales, donde sube sustancialmente el volumen de votantes y más tratándose de ese comicio, que llevó a Macri a la Casa Rosada, pese a que en Río Negro se ubicó en tercer lugar en la primera vuelta detrás de Daniel Scioli y Sergio Massa.

Para el FpV el triunfo del pasado domingo, significó la "reinvención" que lideró M Soria luego de la derrota abultada que sufrió Pichetto frente a Weretilneck en las elecciones provinciales de dos años atrás, cerró una "herida" y abrió un proceso político donde la primera víctima es el gobernador que se creía inderrotable, y ante la evidencia de los votos (como anticipó el cronista el domingo por la noche, ver "El cielo por asalto"), terminó renunciando a pelear cualquier continuidad en el 2019. Ahora para el FpV, y espcialmente para el intendente de Roca, la tarea (nada menor por ciento) es consolidar lo alcanzado en las urnas el 22 de octubre, construir un proyecto de gobierno, y esencialmente, convencer al electorado rionegrino de que puede gobernar mejor que el resto de quienes sean candidatos a gobernador en 2019.

La torta el FpV la cocinó en las PASO de agosto, cuando superó y le sobraron tres puntos incluso ante en la sumatoria de la dupla Cambiemos/Juntos, pero la cereza llegó el domingo 22 de octubre. El sabor, de barrer de la pelea por la pelea del 2019 a AW, no tiene precio a futuro. Incluso hace olvidar, que no ingresara el segundo candidato a diputado nacional, Ramón Chiocconi.

La irrupción periodística en el diario de Roca del senador Pichetto, luego de la elección, fue leída como "demasiado" caída del resultado en la mesa chica del FpV, por la falta de citas textuales y porque en una conversación telefónica, nadie (ni el más creativo) puede "armar" todo tan rápido cuando faltan dos años.

En 2019 además de los cargos provinciales, y las elecciones presidenciales, en Río Negro vuelven a ponerse en juego las tres bancas de senadores y la misma cifra de diputados. Para el armado, "generoso", según definió M Soria que debe realizarse dentro de dos años, ese es un dato positivo más que se agrega a la acumulación de poder del domingo pasado.

...................................................

Cambiemos en las elecciones del domingo último, terminó convirtiéndose en un actor político de peso en Río Negro, no solo por haber logrado que ingresara como diputada su candidata, Lorena Matzen, sino porque realizó la mejor elección de su historia en la provincia, exceptuendo (por razones obvias) la segunda vuelta Macri/Scioli de noviembre del 2015. Superó la barrera del 30 por ciento, al llegar al 31,97, y logró consolidarse como una fuerza competitiva en la provincia, mote del que carecía, pese a que lo había comenzado a insinuar en las PASO de agosto cuando relegó al tercer puesto a Juntos somos Río Negro.

El saldo negativo para Cambiemos, fue no haberse impuesto en ninguna de las cinco ciudades más grandes, especialmente en las que gobierna como Viedma y Cipolletti. Las derrotas sufridas en las comuna gobernadas por radicales en la zona Sur, verdaderas palizas que parecen sacadas de los años dorados del krchnerismo, obligan a la conducción de Cambiemos a realizar una fuerte introspección del poder territorial con que efectivamente cuentan esos jefes comunales o adónde apuntan mirando el 2019, como en el caso de Los Menucos.

El diputado nacional, Sergio Wisky, lanzó apenas arrancó la semana su candidatura a gobernador y cerró cualquier puerta a realizar una alianza con el gobernante Juntos. Como el intendente de Cipolletti, Aníbal Tortoriello, está en la mitad de su primer mandato, y el de Viedma, José Luis Foulkes, carece de vocación de poder; Wisky, es salvo la aparición de una figura ajena a la arena política, el nombre natural de Cambiemos para ser candidato a gobernador en el 2019.

...................................................

Magdalena Odarda, candidata a diputada de la CC/ARI, logró el 11,20 por ciento de los votos. Retrocedió, en comparación con las PASO, poco más de un punto, y en Viedma, pasó del segundo al tercer lugar. El problema mayor que enfrenta la senadora, en la inmediato, no es el resultado del domingo pasado sino el aviso que se hizo de que se intervendrá a la CC/ARI de Río Negro. Ahí radica, para el cronista, la valla que deberá saltar (en caso de que efectivamente se concrete la intervención y la fuerza pase a integrar Cambiemos) pensando en el 2019. Como la elección del 22 de octubre mostró, Odarda realizó casi la misma actuación que cuando fue candidata a gobernadora en 2015, lo cual sugiere que los votos le pertenecen a ella y no al sello. Avanzar en el análisis, hasta que no exista claridad respecto al futuro de la CC/ARI en la provincia, es tirar fruta.

...................................................

Juntos somos Río Negro se bajó del proceso electoral del domingo 22 de octubre luego del tercer puesto que le asignó el electorado en las PASO de agosto, renunciando a la pelea, y resignándose a un entendimiento con Cambiemos. En provincias vecinas, como Chubut y La Pampa, los gobiernos provinciales perdieron en agosto pero revirtieron el resultado en octubre y ganaron. Lo mismo sucedió en San Luis, donde en las PASO el PJ había quedado muy relegado, detrás de Cambiemos. Weretilneck y el elenco gobernante, literalmente, se rindió. Y cuando quiso influir sobre los casi 69 mil votantes de las PASO, la dispersión entre Cambiemos y el FpV fue la lógica (ver en opinión "A los piedrazos"), y como también se caía de obvio, terminó ningunedo por el oficialismo nacional.






© 2009 | CORREO DE LA COMARCA | Todos los derechos reservados Introsite - Diseño y Desarrollo web