Imprimir
Disminuir texto
Aumentar texto
 
Después del ruido…
El Río Negro real y el que se imagina Weretilneck
03/11/2017 | Por Mario Abel

El posicionamiento del gobernador, Alberto Weretilneck, respecto a los anunciados “acuerdos básicos” que lanzó el presidente, Mauricio Macri, a comienzos de semana (por entonces una generalidad de palabras vinculadas con un discurso motivacional), mostró nuevamente que Río Negro tiene al frente su Poder Ejecutivo a un dirigente que desconoce la realidad política de la provincia que gobierna y ante la necesidad financiera solo tiene el recurso de la sobreactuación, desmintiéndose a sí mismo, respecto a su propia opinión de hace alrededor de tres meses.

“Cuando se habla de encontrar respuestas a la pobreza, de potenciar el empleo y el trabajo, de un Estado que no genere inflación, de mayor calidad institucional y de bajar la inflación, todos tenemos que estar de acuerdo y acompañar estas acciones”, soltó el lunes el gobernador ante los lineamientos esbozados por Macri.

En el transcurso, en la provincia que gobierna, actividades productivas como la cerveza artesanal, la sidra y el vino, acaban de recibir un impuestazo salvaje. En Mendoza la vicegobernadora (Cambiemos), Laura Montero, puso el grito en el cielo contra el ministro de Economía de la Nación, Nicolás Dujovne. Lo acusó de no “entender nada” respecto a las “economías regionales”.

En la campaña para las PASO de agosto, el gobernador afirmó que, con Macri en contraposición con el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, se vivía “peor”. Esta semana después de terminar de arrodillarse, Weretilneck dijo que el presidente después del 22 de octubre tiene “posibilidades” en su reelección en el 2019, y opinó que recibió “un país devastado”.

Luego de ponerse la campaña al hombro de Juntos para las PASO de agosto, donde su candidato (Fabián Gatti) terminó tercero a miles de millas del Frente para la Victoria y aventajado por Cambiemos, Weretilneck definitivamente perdió el rumbo. Luego de sostener en conversaciones privadas, que su “límite es Macri”, actúa como si gobernara la provincia de Córdoba, y no una donde (y pese a que lo intentó), el oficialismo nacional solo termino logrando el 31,97 por ciento de las adhesiones en las urnas.

El impuestazo lanzado en las bebidas con alcohol afecta actividades económicas históricas como la sidra, el vino, y la creciente producción de cerveza artesanal. Nada, ni una palabra. Se pagará más impuesto a las ganancias. Tampoco. Hay una incertidumbre absoluta respecto al impacto de las modificaciones con los Ingresos Brutos, y en los propios municipios por lo que sucederá con la “coparticipación secundaria”. Menos que menos. Ni el gobernador, ni ningún funcionario dijo nada. El vacío de poder que exhibe el oficialismo es preocupante, y la figura del pato rengo de Weretilneck, se agiganta.

Al avanzar con la adhesión a la ley nacional de ART, que debe tener aval parlamentario, se verá en los hechos, sí existe y cuán profunda es, la grieta dentro del bloque de legisladores de Juntos somos Río Negro, entre quienes se siguen reivindicando “peronistas” y los que avalan el acercamiento que busca el gobernador con Cambiemos en capital federal.

………………………………………………………………

El viernes de la semana pasada el legislador del Frente Progresista, Jorge Ocampos, se reunió en la ciudad autónoma de Buenos Aires con la presidente del ARI nacional, Maricel Etchecoin. Hablaron de lo sucedido en Río Negro en las elecciones del pasado domingo 22 de octubre, y si bien apareció en el mano a mano la palabra “intervención”, nada definitivo y taxativo se definió respecto a la situación de la fuerza que controla en la provincia la senadora, Magdalena Odarda.

Si bien los ámbitos partidarios de las fuerzas que integran Cambiemos en Río Negro, se viene señalando desde el mismo día de la elección de diputados nacionales que la intervención al ARI es “inminente”, parece que no lo es. De hecho, lo que sostienen esa versión no pueden definir nombre y apellido, paso ineludible a la hora de tener que intervenir un partido político, como sucedió en esta provincia hace menos de un año, por ejemplo, con el PRO.

………………………………………………………………

El inicio del juicio oral y público por el escandaloso caso Flavors contra los ex ministros Alfredo Pega, Familia; Adriana Gutiérrez y Cristina Uría, Salud; es todo una “señal política” del Poder Judicial de Río Negro. De buenas a primeras, y también a consecuencia de las elecciones, en Independiente de Avellaneda, decidieron que es hora de ajustar cuentas definitivamente con el pasado, que se proyecta en el presente. En el desfile de testigos, aparecen varios “peronistas”, del FpV y de Juntos. Los ex funcionarios del gobierno de Miguel Saiz, este domingo buscarán trazar en un encuentro en Viedma una estrategia conjunta.

Desde el procesamiento en primera instancia del entonces juez de la causa, Carlos Reussi, en octubre de 2011, y a pocos días de que la UCR perdiera las elecciones y el poder luego de 28 años ininterrumpidos de gobierno en Río Negro un 25 de septiembre, que los “tiempos de la justicia” no eran tan particularmente “tiempistas”.

En igual sentido a la irrupción de Independiente de Avellaneda, las críticas y distancia que comienza a marcar el dirigente máximo de UPCN, Juan Carlos Scalesi, es todo un signo del momento político que atraviesa Río Negro, donde todos (los que quedaron posicionados), construyen para el 2019, y los poderes fácticos actúan en consecuencia.










© 2009 | CORREO DE LA COMARCA | Todos los derechos reservados Introsite - Diseño y Desarrollo web