Imprimir
Disminuir texto
Aumentar texto
 
Después del ruido…
Amontonados
10/11/2017 | Por Mario Abel

La profundización de las diferencias dentro del oficialista Juntos somos Río Negro, comienza a ser un problema para la gobernabilidad de la provincia, ya que a las indisimulables diferencias internas respecto a la proximidad con el gobierno nacional, se suman actitudes propias de adolescentes por parte de las máximas figuras políticas.

El viernes 17 de este mes, debía sesionar la Legislatura, y así lo hizo público el presidente del bloque de legisladores oficialistas, Alejandro Palmieri, quien destacó que se pondría a consideración el acuerdo suscripto por el gobierno provincial con la petrolera President Petroleum SA para continuar desarrollando el yacimiento Puesto Flores - Estancia Vieja, ubicado al norte de General Roca.

Después de que Palmieri anunciara el lunes la realización de la sesión, al día siguiente se confirmó (ver en provinciales “Suspenden sesión legislativa del día 17”) que se había postergado, se supone que para una semana después. Junto al tratamiento del acuerdo con President Petroleum SA, está en agenda un proyecto mucho más espinoso para el oficialismo, como es la adhesión a la ley nacional de Aseguradoras de Riesgo de Trabajo que viene reclamando el presidente, Mauricio Macri.

Los legisladores oficialistas de extracción “peronista”, se referencian en el vicegobernador, Pedro Pesatti, y si bien no son una mayoría, el gobernador, Alberto Weretilneck, los sigue necesitando para la aprobación de proyectos, como el de la adhesión a la norma federal de ART, ya que dentro del bloque del FpV, el apoyo en esté tópico, puede llegar al de tres parlamentarios, y eso, con suerte. Weretilneck eyectó del Ente de la Región Sur, a Yamel Mahoma, esposo de la legisladora Sandra Recalt. El matrimonio, como sucedió con otros legisladores de Juntos, el 22 de octubre se movieron para apuntalar a la candidata del FpV, María Emilia Soria. La diferencia entre Recalt y Mahoma, con otros legisladores e intendentes de Juntos, es que lo hicieron con la misma sutileza que una manada de elefantes se mueve por un bazar.

Para un gobernador asfixiado financieramente, derrotado claramente en las urnas este año, lo sucedido en Ingeniero Jacobacci el 22 de octubre, fue algo que le mostró, por una parte, el batifondo que existe en Juntos por su alineamiento con Macri, y por otra, que debe ser además de parecer, a la hora de proseguir con su acercamiento a Cambiemos.

En el oficialismo todo se complica aún más a partir de la decisión adolescente de Weretilneck y Pesatti de no hablarse, y mandarse recados por mensajeros o a través de la prensa, lo que dio lugar a que un delegado del Ministerio del Interior en la provincia, expusiera la condición de que se excluyera al vicegobernador de cualquier futuro, por su reactivado vínculo de hablar con el intendente de General Roca, Martín Soria. Pesatti blanqueó el inicio del diálogo con Soria en una nota que le realizó el cronista en el espacio radial el pasado 18 de octubre (Ver en provinciales, “Pesatti planteó que el objetivo es gobernar y mejorar la gestión”). La reacción de Weretilneck denota toda su impotencia política, la repetición de un carácter que lo traiciona ahora que el viento cambió de dirección, y le pega en la cara.

El capítulo de la reapertura de la central nuclear china en Río Negro, que lanzó el senador, Miguel Pichetto, sí el gobernador cede, puede transformarle en imposible su residencia en Viedma. Pesatti, que fue un furioso promotor hasta las PASO de agosto de la central nuclear, resiste el avance y repite la oposición mayoritaria del bloque del FpV.

Amontonados, es la definición de grupo en la actualidad del oficialismo en Río Negro, ya que lo único que los une es el espanto a romper que existe en los dos bandos y exponerse ante la sociedad como el principal problema de la gobernabilidad.

Sin escándalo, Odarda rompió con la CC/ARI

La senadora, Magdalena Odarda, rompió con la CC/ARI y ya presentó ante la Justicia Electoral provincial los avales necesarios para la creación de una nueva fuerza política, Río. En diciembre, comenzarán a afiliar sus seguidores, que venían desde hace un año ya conviviendo con la posibilidad de tener que fundar un nuevo partido político.

La ruptura se trató en una reunión días atrás en la ciudad autónoma de Buenos Aires de la mesa nacional de la CC/ARI, de la que aún la propia Odarda es parte, y de la que participó Darío Rodríguez Dutch. Ahí se acordó un divorcio en buenos términos, sin escándalos ni polémicas, y se cerró la posibilidad de cualquier proceso de intervención. En diciembre, cuando deba convocarse a la renovación de autoridades de la CC/ARI en la provincia, el mayoritario sector de Odarda estará en otro lado.
Quedarse, era exponerse a una intervención nacional.

Si bien todos miran en la provincia a la hora de la sucesión en la CC/ARI a Javier Acevedo, tercer candidato a diputado nacional de Cambiemos este año, la figura del legislador del Frente Progresista, Jorge Ocampos, tiene un peso específico con la conducción nacional del que carece el dirigente de General Roca.

La nueva fuerza de Odarda, la herramienta electoral para las provinciales del 2019, profundizará su oposición al gobierno nacional y buscará consolidarse -con el tiempo- en un “partido de distrito”. Con el resultado de las recientes elecciones del 22 del mes pasado, la senadora subió algunos peldaños respecto al 2015 cuando fue candidata a gobernador, e ingresaron dos legisladores (Ocampos y Daniela Agostino), alineados con Cambiemos. Con esa base, arrancaron para las elecciones provinciales de dentro de dos años. En los municipios, y de acuerdo a las características de cada ciudad y localidad, Río podría tender alianzas con otras fuerzas políticas.

Los dilemas de ser una oposición emergente y con nuevos liderazgos

Poco y nada tiene que ver con la distribución del poder político dentro del FpV en Río Negro la discusión pública que abrió el diputado nacional, Martín Doñate, con el senador, Miguel Pichetto, a partir de la visión pro mercado de este último, respecto a la ley nacional de ART.

La necesidad de la aprobación de la adhesión a la ley nacional en Río Negro es de Weretilneck, no del FpV. El que debe juntar votos, es el oficialismo, y el rol nacional de Pichetto, termina haciendo las veces de promotor del gobierno de Macri en Río Negro ante la pérdida de poder del gobernador. En esa confusión, se coló la situación de la provincia de Buenos Aires, que trasladó Doñate, que es riguroso desde lo ideológico con Pichetto pero siempre observa a Weretilneck como una suerte de pobre víctima del macrismo.

En los hechos, fue el propio presidente del bloque del FpV, Alejandro Marinao, el que alambró la discusión a la provincia, que es la posición del presidente del PJ e intendente de Roca, Martín Soria, tanto en este tema, como en todo lo que respecta al gobierno nacional: oposición, pero con sello propio.






© 2009 | CORREO DE LA COMARCA | Todos los derechos reservados Introsite - Diseño y Desarrollo web