Imprimir
Disminuir texto
Aumentar texto
 
Después del ruido…
Un 2017 a plena movilización y protesta
29/12/2017 | Por Mario Abel

Al volverse la vista atrás sobre el año que concluye, en Río Negro, pero específicamente en Viedma, se realizaron masivas movilizaciones y protestas por reclamos económicos, ambientales, de derechos humanos y de género. La capital provincial fue el epicentro del descontento.

Masivamente la sociedad rionegrina se volcó a las calles, mostrando en líneas generales y más allá de la cuestión convocante, una marcada oposición al gobierno nacional que se terminó reflejando en las urnas durante este 2017. También la protesta erosionó, fundamentalmente en Viedma, al gobierno de Alberto Weretilneck.
El nueve de febrero pasado el presidente, Mauricio Macri, visitó Viedma. El contraste con la visita de su antecesora en el cargo, Cristina Fernández de Kirchner, fue notorio e indisimulable. En 2008 CFK llegó a Viedma después de la durísima derrota en el Senado cuando se votó la famosa “Resolución n° 125”. Sin embargo, solo recogió masivas muestras de apoyo popular y visitó el hospital Artémidez Zatti, el muelle de lanchas que recién había sido ampliado y refaccionado, después de haber encabezado la noche anterior un acto en la una colmada Sala Principal del Centro Municipal de Cultura.

Mauricio Macri se trasladó desde el aeropuerto local en helicóptero a la Residencia de los Gobernadores, y el resto de la comitiva, pasadas las 8,30, enfrentó un férreo piquete de integrantes de ATE liderados por el secretario general, Rodolfo Aguiar, que ese día volvería conocido su rostro en gran parte del mundo. La comitiva pudo salir de las inmediaciones del aeropuerto, luego de una negociación con integrantes del piquete encabezada por el ministro de Gobierno, Luis Di Giácomo, y el entonces secretario General de la Gobernación, Matías Rulli.

Con una Residencia de los Gobernadores vallada, al igual que gran parte de las calles vecinas y con francotiradores ubicados en techos de enfrente de la histórica casona, el presidente ni siquiera pudo saludar a imaginarios seguidores, ya que la plaza San Martín contenía una marea de alrededor de mil personas que no cesaban de expresar su rechazo a las políticas nacionales. Rodolfo Aguiar saltó las vallas ubicadas en la intersección de las calles San Martín y Belgrano, fue inmediatamente trasladado a la Comisaría Primera, y su rostro dio la vuelta al mundo. Centrales sindicales y gremios de otros países, referentes políticos, sindicales y sociales, también reclamaron su liberación. Del plan Patagonia que firmó Macri con los gobernadores patagónicos en Viedma, solo quedó polvo, como quedó demostrado en el Presupuesto 2018 de la Nación, en el que se le asignó cero fondos a la iniciativa que nunca salió de la nebulosa en la que fue presentada.

……………………………………………

El seis de abril en el marco de un “paro nacional” convocado por la Confederación General del Trabajo y los dos Centrales de Trabajadores de la Argentina, en Viedma se realizó la mayor movilización que se tenga registro desde el año 1995, cuando Horacio Massaccesi no pagó los sueldos por cinco meses el mismo año en que fue candidato presidencial por la UCR.

En Viedma ese día, el acuerdo de gremios pertenecientes a las tres centrales sindicales marcharon por las calles de la capital provincial, y cerraron con un acto en la esquina de la Casa de Gobierno. Se calcula que en ese acto, cuyos oradores hablaron desde un camión, participaron alrededor de diez mil personas. El centro de las críticas de los dirigentes sindicales y del cura católico, Luis García, fue la política económica neoliberal de Mauricio Macri. También las esquirlas alcanzaron al gobernador Weretilneck, que ya había sido el único mandatario provincial que acompañó la comitiva presidencial a España, invitación que llegó luego del convulsionado paso del presidente por Viedma. No sería el último viaje al exterior que realizarían juntos, el próximo a China, impactaría de lleno en el proceso electoral que se avecinaba.

……………………………………………

Mayo fue un mes caliente en Río Negro. Desde la República Popular China, adonde llegó en la comitiva de Mauricio Macri, el gobernador anunció vía Twitter el día 16 (dando inicio a un horror en continuo a la hora de llevar adelante semejante proyecto y las maneras de comunicarlo) que a partir de enero del año 2020 se comenzaría a construir en Río Negro, con el correr de los días sería en la zona Este y más específicamente en las inmediaciones de Viedma, una central nuclear de alta potencia. La supuesta zanahoria, una inversión de alrededor de ocho mil millones de dólares, no solo que no funcionó, sino que también mostró el desconocimiento del gobierno provincial y nacional sobre la idiosincrasia de las poblaciones de la región.

Sin un trabajo mínimo previo para medir el impacto de semejante proyecto, cuando en otros puntos del país antes de instalar una central nuclear se realizó una interacción con la comunidad, el gobierno de Río Negro comenzó a transitar un callejón a cuya final llegaría después del porrazo que se pegó en las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias del 13 de agosto. En Viedma, casi de inmediato al anuncio desde China, comenzó a organizarse una resistencia desde la sociedad civil que se visibilizó a partir de las “asambleas” en la Catedral.

Antes de que explotara por completo la resistencia anti nuclear, el día 24 de mayo la Legislatura aprobó por mayoría el proyecto del Poder Ejecutivo para tomar deuda por 580 millones de dólares, y financiar obras del denominado plan Castello. Ese día, desde temprano, ATE generó un verdadero caos al cortar los puentes que unen Viedma con la vecina Carmen de Patagones.

A media mañana, cuando la columna de ATE (que no superaba las 600 personas) llegó a la Legislatura, esta se encontraba vallada en sus esquinas. A los pocos minutos en la intersección de San Martín y Saavedra, militantes de ATE la traspasaron y comenzaron serios incidentes, enfrentamientos y la obvia represión inicial. El gobernador, el vicegobernador, Pedro Pesatti, y el ministro de Gobierno, Luis Di Giácomo, apuntaron contra el dirigente máximo del gremio, Rodolfo Aguiar, y el adjunto, Aldro Capretti, por lo sucedido, y los acusaron de querer tomar la Legislatura e intentar prender fuego a efectivos policiales. Esa misma noche Capretti fue detenido en su domicilio particular, en un operativo sumamente cuestionado y por el que realizó una denuncia judicial, y trasladado a la Comisaría Primera. Aguiar se entregó voluntariamente en Roca, desde donde también fue trasladado a la dependencia policial viedmense, en la que permaneció junto a Capretti, alrededor de tres días detenido. A los dirigentes sindicales, les cayeron con todo el peso los cercanos y amables con el poder político, fiscales locales. Sin embargo, el tiempo demostró que las necesidades políticas del gobierno provincial y del propio gremio (por salirse de la confrontación permanente), que todo prescribiría rápidamente, para llegar a fin de año con una convocatoria de Weretilneck a ATE para discutir salarios en el 2018 en igualdad de condiciones a la UPCN. La política, quedó demostrado, es el arte no solo de lo posible sino también de lo que parecía imposible: Juan Carlos Scalesi terminó el 2017 a la izquierda de Rodolfo Aguiar.

……………………………………………

Durante los meses de mayo, junio y julio, el movimiento anti nuclear fue creciendo en Viedma, y en localidades vecinas como San Antonio Oeste, Las Grutas, Sierra Grande y General Conesa. Es más, para ese momento, ya había “asambleas” anti nucleares en casi todas las ciudades de Río Negro. El Frente para la Victoria se opuso rotundamente por medio de su candidata a ser reelecta como diputada, María Emilia Soria, y la senadora, Magdalena Odarda, también candidata a diputada nacional, transformó la cuestión en el eje de su campaña a las PASO de agosto. Cambiemos, con Lorena Matzen, pasó lo más lejos que pudo del tema, en la medida de las posibilidades. El gobierno nacional logró que Weretilneck y Juntos se transformaran en los defensores del proyecto de la central nuclear. De hecho Odarda pasó del segundo puesto en Viedma en agosto, al tercero dos meses después, luego del retiro de la lista de Juntos y la perdida de centralidad de la cuestión nuclear.

En la carrera a las PASO, existió un hecho que hizo que la cuestión de la central nuclear se transformara en “el tema de la campaña”, a partir del arribo el 26 de julio a Viedma de una misión de técnicos chinos que vinieron a evaluar dónde era el mejor lugar para instalar la planta atómica que Weretilneck y Macri pensaban que se comience a construir a partir de enero del 2020. Ese hecho, ocultado por el gobierno provincial a la población, trastocó todo y abrió una real grieta entre la mayoría de la población y todo lo que significaba Juntos somos Río Negro. Militantes anti nucleares seguían por el Camino de la Costa en autos a la comitiva china, protestaron frente a Residencia obligando a suspender un asado nocturno, y se instalaron frente al hotel de la Costanera, donde estaban alojados los visitantes, que desde que pusieron un pie en el aeropuerto de la ciudad, sintieron de cerca el rechazo de la población a lo que venían a hacer.

Después de que el gobernador calificara de “jubilados de privilegio” a los que se movilizaron contra la comitiva china, se quebró la relación de Weretilneck con Viedma, y nada da a entender, que algo en ella haya mejorado hasta ahora. Ya no era el gobernador que sonreía y saludaba, sino el Weretilneck irascible, intolerante y sesgado, que se revelaría por completo luego del desastre electoral de agosto. Llegó a sostener, en una entrevista radiofónica que le realizaron en Radio Popular y entró en la Antología del gobierno, que Viedma se había transformado en la “ciudad del no”.

En Viedma, SAO, Las Grutas, Conesa y Sierra Grande, el pueblo dio la espalda a los candidatos de Juntos, cuya lista encabezaba Fabián Gatti, y que no sería presentada finalmente en las elecciones legislativas nacionales del pasado 22 de octubre. La deserción electoral, abrió un agujero en el oficialismo que no se cerró nunca, aunque nadie tiene muy en claro dónde quedó parado en términos políticos/electorales el gobierno provincial después del Waterloo de agosto.

Cuatro días ante de las PASO, al conmemorarse un nuevo aniversario de la segunda bomba atómica que arrojó la fuerza aérea de los EEUU sobre la ciudad japonesa de Nagazaki ese nueve de agosto, pero de 1945, en Viedma se realizó una multitudinaria movilización contra el proyecto de la central nuclear. Importantes sectores medios de la ciudad participaron, en muchos casos según testimonios de los protagonistas en las redes sociales, por primera vez en sus vidas de un proceso de movilización popular. Fueron los que imprimieron el color, en aquella jornada, de la que también participaron gremios, partidos políticos y organizaciones sociales. Ante el impacto de la marcha, Weretilneck desde Roca dijo ese día que la central se construiría en Sierra Grande, después excluyó a Viedma por medio de un mensaje, y luego de las PASO, directamente mandó un proyecto de ley a la Legislatura prohibiendo la instalación de la central nuclear de potencia en Río Negro. Luego el ministro de Energía y Minería de la Nación, Juan Aranguren, revelaría públicamente por medio de una carta que las conversaciones con funcionarios de primer nivel de la provincia habían comenzado en el verano, que se realizaron encuentro en Viedma y en Cipolletti, y que todos eran entusiastas militantes nucleares.

……………………………………………

También en agosto, a partir de la desaparición de Santiago Maldonado en un represión de Gendarmería Nacional en una comunidad mapuche de la vecina provincia de Chubut, las calles de Viedma y otras ciudades de la provincia como Bariloche, Roca y Cipolletti, se llenaron de manifestantes indignados con el gobierno nacional y provincial, ya que AW se volvió ante la orfandad política en obediente seguidor de las políticas represivas de la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, que incluyó en estos días a Río Negro en un dispositivo institucional para “combatir” a un adversario difuso, y de cuya existencia se duda abiertamente en amplio sectores políticos, sociales y de derechos humanos, como el RAM (Resistencia Ancestral Mapuche). El punto de inflexión fue el operativo de miembros de la Prefectura Naval realizado en las inmediaciones de lago Mascardi, en un predio de Parques Nacionales ocupado por miembros de una comunidad mapuche, cayó asesinado a fines de noviembre por balas iguales a las que disparan las pistolas reglamentarias nueve milímetros de la fuerza, el joven Rafael Nahuel.

……………………………………………

En Viedma, al igual que a lo largo y ancho del país, durante el 2017 se realizaron varias movilizaciones contra los femicidios y la violencia de género convocadas con la consigna “Niunamenos”. Fueron multitudinarias. El rechazo al fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación en favor de la aplicación del “2x1” a represores fue generalizado en Viedma, Bariloche, Roca, Cipolletti y otras localidades rionegrinas. Más de tres mil personas se movilizaron ese diez de mayo solo en la capital provincial. El doble en la ciudad Andina y unas cuatro mil en la sede de la Fiesta Nacional de la Manzana.

……………………………………………

Cuando llegó diciembre, y las reformas neoliberales del triunfante Cambiemos, como y esencialmente por su alto simbolismo la previsional, nuevamente las calles de Viedma y de otras ciudades de la provincia volvieron a llenarse de manifestantes. También los cacerolazos se replicaron en la capital rionegrina, Bariloche y Roca la noche que Diputados le dio sanción restante, luego del Senado, al ajuste (reforma) a los jubilados, a las que perciben la AUH y a los combatientes de Malvinas.

……………………………………………

El 2017 fue un año muy duro en términos económicos en el país, y por ende en la provincia, y la disparada del dólar de diciembre lo terminó de hacer aún más complejo. Se vienen, por el traslado a los precios, nuevos aumentos en alimentos y combustibles, que se sumarán a los recientes tarifazos de luz y gas. El cronista desea a sus lectores sino un “feliz” fin de año, al menos una “más o menos” tolerable, y los invita al reencuentro en el 2018, para continuar analizando el devenir político-económico-social en Río Negro.







Movilización y acto en Viedma, durante el paro nacional del seis de abril al costado de la Casa de Gobierno

© 2009 | CORREO DE LA COMARCA | Todos los derechos reservados Introsite - Diseño y Desarrollo web